César Paiz: Por la excelencia académica y la transparencia

Discurso del licenciado César Augusto Paiz Fernández, durante el acto de toma de posesión como director de la Escuela de Ciencias de Comunicación.

Foto: Vinicio Interiano

Una Escuela de Ciencias de la Comunicación que este 2020 se encamina a sus 45 años de existencia bajo la identificación que tomó en 1975, aunque es importante recordar que sus antecedentes se remontan a 1952 cuando fue pionera en los estudios superiores en periodismo, una de las estratégicas líneas de actuación de la comunicación. Hoy, recibo entonces una estafeta que en casi medio siglo como ECC ha pasado por nueve colegas en quienes, como a partir de ahora me corresponde, ha tocado no solo interactuar, sino atender las expectativas de miles de estudiantes, decenas de docentes y otros millares de egresados y egresadas que han depositado su confianza en quien toma la batuta para coordinar un trabajo y una responsabilidad que trasciende las aulas.

Precisamente, la ECC ha sido cuna académica donde la cátedra ha visto el paso de relevantes exponentes de la docencia y de la amplia dinámica del país, por ejemplo, el quehacer político, social, cultural, artístico y otros ámbitos en donde el sello de la ECC es una huella indeleble. De igual manera, entre el alumnado han destacado personajes que se han proyectado por tener entre sus fortalezas, habilidades y capacidades potenciadas desde su recorrido como estudiantes de una unidad académica que aporta valor formativo.

Hablar de la Escuela de Ciencias de la Comunicación es recorrer páginas escritas con honor, valor y compromiso con los postulados de la gloriosa y tricentenaria Universidad de San Carlos de Guatemala. Por eso, hoy me paro frente a ustedes con la convicción de responder a un compromiso histórico que desde siempre mantiene el paréntesis abierto y dentro del cual la administración que encabezo se preocupará y ocupará por aportar más páginas que gracias al trabajo de quienes me acompañarán en esta gestión, dejarán plasmado ese compromiso con la academia, la transparencia, el respeto de los derechos humanos y la equidad plena.

Agradezco las muestras de entusiasmo que hoy y desde que con ComuniCambio 2020 ganamos una concurridísima contienda electoral, han sido significativas porque esos votos fueron emitidos por quienes albergan una esperanza, por quienes exigen cambios necesarios y por quienes demandan que la ECC se ponga a la altura de las circunstancias actuales. Tengo muy claro lo que significan esas expectativas y por eso sé que cada día debo trabajar, al lado de quienes forman la nueva administración, por responder a la responsabilidad que me han delegado. Nuestro compromiso es ponernos al nivel de la confianza que las y los votantes nos dieron.

Foto: Vinicio Interiano

Con el equipo de trabajo estamos compenetrados y comprometidos porque en los próximos cuatro años la ECC promoverá sobre bases sólidas el fortalecimiento académico sustentado en la docencia, la extensión y la investigación con la certeza de que cada acción emprendida será un engranaje en el armado con el que la y el estudiante de nuestra escuela contará para enfrentar los retos de un mundo hecho para quienes saben y pueden. Para nosotros, la elección es un gran recuerdo y de ella guardamos el respaldo que en proporción de tres a uno nos dio el triunfo en el cuerpo profesional y de dos a uno en el estudiantil, aspectos que hoy son la base para iniciar una gestión enfocada en el desarrollo de nuestras líneas programáticas.

En ese sentido, como punto de partida la administración que encabezo extiende su mano para estrechar solidaria y firmemente, la de quien se sume a nuestro andar cuyo norte marca generar condiciones para un clima laboral en el que prevalezcan el respeto, en el que la vocación de servicio sea una constante, en el que elevar el nivel académico y el cumplimiento de responsabilidades sean la prioridad, en el que la mujer, así como las personas con discapacidad sepan que estudiarán o trabajarán en un espacio de respeto y de atención. Asimismo, reiteramos el compromiso de trabajar regidos por la transparencia y la rendición de cuentas.

Así como fortaleceremos la docencia por medio de la capacitación y actualización continuas, la convocatoria para abrir espacios a quienes garanticen que el nivel académico alcance lo que exige la sociedad; nos ocuparemos de la producción de investigaciones que contribuyan al estudio, análisis y propuestas de solución respecto del amplio espectro de actuación de nuestra carrera; también, sabemos que la Extensión es un brazo fundamental para que la Universidad y en particular la ECC, mantengan una interacción con la sociedad y su dinámicas de desarrollo. Con esa guía respondemos a la Misión de una Universidad de San Carlos que promover por todos los medios a su alcance la investigación y el saber científico.

Como Escuela de Ciencias de la Comunicación debemos cumplir con un proceso de enseñanza-aprendizaje dinámico en el que docente y estudiantes sean sujetos y actores de cambio. Debemos también estar muy cerca del quehacer nacional y para el efecto los medios de comunicación de la ECC estarán al servicio de la formación de las y los estudiantes, así como de entidades, organizaciones, agrupaciones, instituciones y demás instancias del andamiaje del país con el propósito de visibilizar los principales hechos y aportar soluciones que coadyuven a seguir construyendo una mejor Guatemala.

«Apostamos por ser la institución de comunicación social de excelencia académica, que participa activamente en el análisis de la problemática nacional presentando iniciativas, investigaciones, estudios y valoraciones que favorezcan el entendimiento social»

César Augusto Paiz Fernández

Y es que a la ECC le corresponde la formación de profesionales de la comunicación social, técnica, humana y socialmente preparados y preparadas para un desempeño de alto rendimiento con responsabilidad social y un sentido crítico sustentado en principios y valores. También apostamos por ser la institución de comunicación social de excelencia académica, que participa activamente en el análisis de la problemática nacional presentando iniciativas, investigaciones, estudios y valoraciones que favorezcan el entendimiento social. También, generar una correlación eficaz entre academia y tecnología, pues se constituyen en extensiones del estudiante y el/la profesional para facilitar el desempeño.

Tomo la palabra, ese poderoso recurso de la comunicación, para garantizar que hoy abrimos un sendero con la decisión de incorporar en la ECC plataformas tecnológicas que propicien el efectivo acompañamiento del proceso enseñanza-aprendizaje sobre la base de fortalecer los recursos pedagógicos. De estructurar los programas de estudio con visión integradora, en relación sinérgica, concibiendo la malla curricular como un todo con sentido. Organizar anualmente la Convención Nacional de Comunicación que permita la integración y acceso a la actualización, entre otros aspectos de gran beneficio.

Sabemos también que debemos generar condiciones para homologar tiempos de contratación para el personal titular e impulsar un proceso de reestructura curricular organizado, coherente y consistente que responda a las necesidades sociales. Asimismo, articular y reestructurar a fondo el Centro de Investigaciones para sentar las condiciones que estimulen la producción y publicación continua con la participación de estudiantes, docentes y profesionales que garanticen una adecuada programación de contenidos. Nuestra lista de promesas que llevaremos a acciones y concreciones es amplia, serán cuatro años de realizaciones.

Al agradecer de nuevo su presencia, apoyo y acompañamiento, también agradezco y valoro la guía de quien desde siempre vive en mi ser, me refiero a ese milagroso Cristo Negro, el Señor de Esquipulas, cuya imagen tallada por Quirio Cataño ya suma 425 años de veneración dentro y fuera de nuestras fronteras. Como esquipulteco soy su devoto y por eso, ahora que recién se conmemoró un aniversario más, tomo esa coincidencia para reforzar mi fe y saber que en la Escuela de Ciencias de la Comunicación debemos comprometernos con una formación en favor de hombres y mujeres de bien.

Guatemala, 3 de febrero de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *